Cristóbal Pardo triunfa en el cierre de Jesús

Escrito por
jueves, 22 enero 2015

Imprimir este artículo Imprimir este artículo

OLYMPUS DIGITAL CAMERACajamarca/Jesús.– Incesante lluvia cayó durante todo el festejo. La corrida, de varias ganaderías, sirvió y mucho, pero algunos ejemplares resultaron indescifrables para sus lidiadores. El Santi fue corneado en el triángulo de escarpa por un encastado de Punta Hermosa. No hubo ambulancia ni camilla, pero sí un médico que siempre está allí para salvarle la vida a los toreros. El espectáculo inició a las cuatro de la tarde y concluyó a las siete de la noche…

(Desde Jesús, Cajamarca, textos y fotos de Juan Medrano Chavarría, especial para Perú Toros y revista Fiesta Brava)

La lluvia no cesa en los andes cajamarquinos. Es el agua bendita, dicen los lugareños, que hace florecer los choclos y las parvas de frijoles que motean los cerros y las quebradas de este productivo distrito donde en enero se celebra al patrono Dulce Nombre de Jesús.

Ayer saltaron a la arena enlodada de la plaza Abraham Guevara Martínez siete ejemplares de distintas ganaderías; 1° de la Viña de Lambayeque, bonito de hechuras ; 2° de Punta Hermosa, de gran trapío y encastado; 3° Salagual, terciado pero bueno y con clase por ambos pitones; 4° de Huacraruco, bien presentado y bueno en la muleta; 5° Viento Verde, con hechuras y enclasado; 6° de Vista Alegre, encastado, y 7° de Misael Ramos, jabonero, terciado y rajado pero con clase.

Con este muy buen material los toreros se desbrozaron entre el agua inclemente, los trajes y los trastos pesados y el mal estado del albero, dando la cara con mayor o menor ímpetu y determinación. El caldense Cristóbal Pardo cuajó dos buenas actuaciones ante el 3° y 5°; más con el 3°, cuya clase le permitió muletear sobre ambas manos y disfrutar a momentos. Lo hecho ante el 5° de Viento Verde tuvo más importancia porque fue un toro con casta y arrestos que embistió por ambos pitones y al que le aguantó, matándolo por derecho y cortándole una oreja que paseó entre ovaciones.

El lote del franco-venezolano Favio Castañeda tuvo mucha casta y le exigió al límite. Fueron de esos toros que hacen pensar, reflexionar y queman muchas neuronas; pero que tienen que salir de cuando en cuando para medir en su justa medida la afición y preparación de los toreros. El 2° de Punta Hermosa fue un verdadero pájaro que salió a comerse al mundo, astillando maderos y revolviéndose con poder y fiereza. Su mirada espantaba y de pronto se adueñó de la plaza, hasta que El Tachuela dijo “yo voy” y le pegó cuatro capotazos castigándole los belfos para desengañarlo. El morito los tomó bien y sintiendo el castigo medio se ahormó. Lo que siguió luego fue el desbande y en un descuido prendió al Santi infiriéndole una cornada menos grave en el triángulo de escarpa. El 4° de Huacraruco hizo cosas muy feas en el capote, pero sintiendo el hierro empujo como un bravo y en la muleta se definió a bueno. Castañeda hizo su toreo por el pitón derecho en muletazos sueltos y tras faena discreta pinchó y perdió algún trofeo. El 6° de Vista Alegre también traía guasa pero pasaba. El torero no lo vio claro y abrevió pasando la marimorena para despacharlo.

El joven Aldo Ramos, novillero de la tierra, se descaró entre sombras ante el 7°. Lo esperó a portagayola y a más de sus ganas y voluntad le faltó conocimientos y oficio para resolver. Pegó un par de buenas verónicas y algunos muletazos sueltos al mansito que se decantó por las tablas. Hoy por la mañana nos informaron que el escapulario para el mejor matador quedó desierto. Huacraruco ganadería triunfadora y El Santi mejor banderillero.

 Pésima la organización. Desorden y alboroto por todos lados; gente bebiendo licor en el callejón y un señor largando sandeces desde un micrófono. Aun así, un público estoico y agradecido que aguarda por su espectáculo a pesar de la lluvia. Así no se hace grande la fiesta ni se avanza para la cima. Hay que cambiar a los mismos de siempre, que no tienen afición ni entienden el sagrado rito del toreo. El señor alcalde tiene la palabra.

Ficha. Martes Día 20 de enero 2015. Festejo Mixto. Tarde nublada y lluviosa. Tres cuartos de entrada. Se corrieron siete ejemplares de La Viña de Lambayeque, Punta Hermosa, Salagual, Huacraruco, Viento Verde, Vista Alegre y de los herederos del señor Misael Ramos.

Cristóbal Pardo (Morado y oro) Pinchazo, estocada desprendida y descabello, palmas. Dos pinchazos y media estocada, palmas tras un aviso. Estocada desprendida, oreja.

Favio Castañeda (Primera Comunión y oro en azabache) Pinchazo, estocada trasera, silencio. Pinchazo, estocada perpendicular, descabellos, silencio tras dos avisos. Cinco pinchazos, silencio.

Aldo Ramos (Azul acero y plata) Tres pinchazos y estocada caída, palmas.