¿Por qué Benavente no es tomado en cuenta por Gareca?

Escrito por
miércoles, 30 marzo 2016

Imprimir este artículo Imprimir este artículo

GarecaCristian Benavente volvió a ver desde el banco la indiferencia de Ricardo Gareca, que en el Centenario quemó los tres cambios sin mirarlo, sin darle una única oportunidad de mostrarse con la camiseta de la Selección Peruana en las Eliminatorias a Rusia 2018.

El hispano-peruano fue el primero en llegar a las prácticas de Perú (viernes 18 de marzo). Pese a ello, Gareca no lo tomó en cuenta para los encuentros ante Venezuela y Uruguay. Ambos fueron partidos complicados y era necesario contar con ‘buen pie’ en el ataque.

¿Por qué no utiliza al ‘Chaval’?

1. Benavente nunca ha jugado un partido oficial con Ricardo Gareca como entrenador. El argentino pudo verlo en acción ante Venezuela en el amistoso (31 de marzo del 2015) que se jugó en Estados Unidos, previo a la Copa América Chile 2015. Entró por André Carrillo y jugó de extremo.

2. Para Gareca, Benavente es un jugador de banda y es la tercera opción de cambio en el tridente que juega atrás del punta en el sistema 4-2-3-1. El atacante está detrás de Christian Cueva, Jefferson Farfán y André Carrillo.

3. En esta fecha doble, Carrillo no fue convocado y Farfán se lesionó. Sin embargo, el DT argentino apeló a mover a jugadores, ubicar a Claudio Pizarro como enganche y darle minutos a Andy Polo, Edison Flores y Raúl Ruidíaz. Todo está servido para poner a Benavente y aun así no lo puso.

4. El puesto donde más trasciende el hombre del Royal Charleroi es como enganche, detrás del punta. Sin embargo, Gareca no concibe eso: el puesto de enganche o segundo punta es exclusivo de Jefferson Farfán. También utiliza a Pizarro y en caso extremo a Ruidíaz. No tiene donde acomodarlo.

5. Con 21 años, Cristian Benavente encontró los minutos en una liga de Primera División en el Royal Charleroi de Bélgica (como se lo pidió Gareca). Incluso marcó goles con su nuevo club. Todo hace indicar que el argentino lo ve como un jugador de poca dinámica, sin chances de alternar en distintas posiciones, sin la posesión de balón que le agrada. En resumen, es una alternativa que usará cuando ya no tenga más alternativa.